Saltar al contenido

Ejemplo de una introducción

marzo 24, 2024

La introducción es una de las partes más cruciales de cualquier trabajo académico. Establece el tono del estudio, presenta el tema y destaca su importancia. Una introducción efectiva capta la atención del lector, proporciona contexto y prepara el escenario para el desarrollo del argumento o investigación. A continuación, exploramos cómo redactar una introducción convincente.

¿Qué elementos debe incluir una introducción?

  • Presentación del tema y contexto general.
  • Planteamiento del problema de investigación.
  • Objetivos y propósitos del estudio.
  • Justificación e importancia de la investigación.
  • Hipótesis o preguntas de investigación.
  • Breve descripción de la metodología empleada.

¿Cómo captar la atención del lector desde el principio?

Comienza con una afirmación impactante, una estadística sorprendente o una pregunta provocativa que invite al lector a profundizar en el tema. La clave es generar interés y curiosidad desde las primeras líneas.

Ejemplo de introducción en un trabajo académico

Imagina que estás escribiendo sobre el impacto de las redes sociales en la comunicación interpersonal. Tu introducción podría comenzar destacando cómo las redes sociales han revolucionado la forma en que las personas interactúan globalmente, seguido de una presentación de los aspectos positivos y negativos observados en la sociedad. Luego, plantearías el problema específico que tu investigación busca abordar, por qué es relevante y qué esperas descubrir o demostrar.

¿Cuánto debe medir una introducción?

La longitud de una introducción varía según el trabajo, pero debe ser proporcional al documento completo, proporcionando suficiente información sin ser excesivamente extensa.

¿Puede la introducción incluir citas o referencias?

Sí, utilizar citas puede enriquecer la introducción, siempre que sean relevantes y ayuden a establecer el contexto o justificar la investigación.

¿Cómo se relaciona la introducción con la conclusión?

La introducción plantea el tema y los objetivos, mientras que la conclusión los retoma, reflexiona sobre ellos y presenta los hallazgos, cerrando el círculo iniciado en la introducción.

¿Es recomendable escribir la introducción al final?

Algunos autores prefieren escribir la introducción después de completar el resto del trabajo, asegurándose de que todos los elementos mencionados estén cubiertos y alineados con el contenido desarrollado.